sábado, 21 de febrero de 2009

.Y así, empezó todo.


Volvió sin más un día cualquiera y nadie supo nunca muy bien porqué. Había renunciado a seguir mintiéndose sin piedad a si misma, era tan imposible como alcanzar la redención a esas alturas de la partida. Quizá Vomitar aquellas palabras, aquellas penas inombrables y dárles la forma adecuada consiguiría expiar muchos de los pecados que la venían persiguiendo tiempo atras. Las moldearía y les daría la vida que ella jamás alcanzaría, al menos ya no. Había dejado escapar mucho tiempo creando esa farsa sin sentido. Era necesario empezar a escribir una nueva página, en su vida, en la de los demás.

2 comentarios:

Hermética,niña triste, hiperestésica dijo...

Hola. Inauguro este blog. Me gusta el aspecto que tiene y lo que promete. Hay que meterle más cosas, a ver si averiguamos como!

Anónimo dijo...

Interesante. Siga escribiendo páginas pues.

A mas ver H