viernes, 24 de abril de 2009

.Goodbye.





¡Qué tonta fui! Pensé mientras aquella lluvia torrencial arrasaba mis ojos. Qué tonta, porque allí,entre la multitud y aún después de todo, crei verte,con andar pausado, gritando mi nombre en aquella calle perdida, en el fondo del mundo.

1 comentario:

PurpleSkies dijo...

ais..q triste

me gusta el texto porque se puede aplicar a mil personas.

yo lo aplico a mi hada azulada...también he creído verla en muchos sitios, y al principio, aunque suene loco, mis piernas salieron corriendo rumbo a ella, para descubrir que era alguien con su fachada pero no su esencia.