miércoles, 19 de agosto de 2009

Lo suyo no tiene nombre



¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No,es otro maldito chiste manido, cómo nos encanta citar a Hollywood para todo, de verdad. Pero a lo que vamos,que no, no es superman, es Santi Capote. El del concierto, la entrevista,el del vídeo,el que suena cuando entras si, ese. ¿Y por qué lo pongo? pues porque me da por ahí fíjate, porque hace mucho tiempo adoro su música y aupongo que porque no hace falta decir que soy defensora acérrima de su grupo y piadosa practicante de mi particular primer mandamiento, ese "amarás a ellos sobre todas las cosas" con el que tanto os aburro y que cumplo a rajatabla ,y bueno sobre todo porque desde hace tiempo, con la casa azul son mi grupo favorito (No olvidemos que el segundo es No tomarás el nombre de Milkyway en vano)

Y el caso es que parecerá absurdo, pero a mi la música siempre me ha ayudado mucho, no se porqué, es mi bálsamo contra la realidad, mi vía de escape. Ya lo decían en "Alta fidelidad": "¿escuchaba música pop por que estaba deprimido, o estaba deprimido por escuchar musica pop?" pues en mi caso lo primero. Puede resultar estúpido o difícil de entender pero durante algún tiempo, lo único bueno de mi semana era aquel momento IPOD en el autobús en el que oía sin parar "Ni hablar", como una posesa. Rodeada de gente, con una hora de viaje por delante y yo solo oía esa canción como hipnotizada, o porqué no, colocada. Supongo que ésto mejorará mi ya de por sí buena imagen de chica equilibrada de apabullante vida social, pero ahí queda.

Las chicas, y digo las chicas porque no conozco ningún caso de chico que también lo haga, tenemos una absurda tendencia a identificarnos con todo lo que se mueve. Búscamos un patrón determinado, ya sea personaje de ficción, real, canción o película, y nos creemos él. Y como yo no iba a ser menos pues me pasó. No se porque extraña razón, o qué estupidez pasaría por mi cabeza pero yo me sentía como el chico de aquella canción que no dejaba de sonar, como el chico de ese vídeo que no miraba nunca a la cámara y parecía tan tímido. Y una siempre se siente mejor cuando se identifica con algo. Misterios de la ciencia, o de la psicología, pero funciona, no le deís más vueltas.

Y gracias a ello, a mi nueva obsesión he tenido momentos muy buenos. Los momentos previos a los conciertos, repasando las letras con la carne de gallina y la euforia propia de un adolescente. Conocer a la gente de Madrid, gente estupenda por cierto. Hacer de periodista por un día. Ver el vídeo de camela. Acosar al pobre Santi Capote (xD).En fin, momentos buenos, todos.

Y Soy una obsesiva compulsiva con mucho tiempo libre y mucho aburrimiento encima, si. Pero aún así sigo siendo agradecida. Así que escribo esto para dar gracias por las canciones, que evaden, alegran, te hacen olvidarte por un momento de que la vida es una mierda, o casi. Por los conciertos, en los que saltas, bailas y por un momento dejas de estar en este mundo, o incluso en los que recibes miles de patadas de modernos petardos que te quitan el sitio en el escenario pero a los que no odias, no, casi. Gracias por los videoclips, e incluso por los discos firmados, aunque las firmas resulten algo rancias :P.

Y por supuesto una especial mención a dios por hacerme una maníaca musical, no se que hubiera sido de mi si en vez de obsesionarme con la música me hubiera dado con otras cosas.
Sí, quizá ahora fuera Robbie Williams. O Christian Slater. O Paris Hilton.


Glubs.



Así que a dios pongo por testigo de que serán uno de mis grupos favoritos por siempre jamás, o al menos mientras sigan concediendo entrevistas como éstas, la de la discordia y componiendo temas como éste . Larga vida a Ellos.

6 comentarios:

Claire dijo...

Tu grupo favorito es Franz Ferdinand, y el mejor día de tu vida fue el día 3 de Abril, como el mío,creo,en eso coincimos. Pero éstos seres intentan lavarte el cerebro...no les escuches.

Claire.

Anónimo dijo...

Acabo de leer la entrada, creo que todavía estoy en shock.
Cuando ha vuelto a reiniciarse mi actividad cerebral lo primero que me ha venido a la cabeza ha sido el anuncio de Trina, ese que dice que tienes que seguir queriendo a tu amiga la fan de Ramón García.
Digamos que esto es un caso parecido xD

Seguro que dentro de unos años oiré la frase: "pero cómo pude!"
Y es que todos tenemos un pasado muhahahahahaha

H y los cordeiros a la brasa

pintucris dijo...

Larga vida a Ellos!

Diego dijo...

Digamos que te identificas con alguien que tiene éxito. Genial.

Digamos que te identificas con alguien que no lo tiene. Mejor.

Digamos que te identificas con alguien a quien respetas. Es lo suyo.

Digamos que te has identificado con alguien que no existe. Acertaste.
Un chico de una canción, uno cualquiera, no sabes si será maníaco, caracterial, neurótico o con trastornos psicopáticos, pero tú te identificas.

Eso me parece genial. ¿Que por qué?

Porque dejas todas las puertas abiertas, miento, abres más si dices que sueña. Eso es tener esperanza.

Espero que sigas soñando, aunque sea con una música mediocre (tenía que decírtelo).

Los tíos también nos identificamos.
Pero no con cantantes, diréctamente con Superman, Cristiano Ronaldo, José Tomás, y todo aquel que signifique nº1.

Se llama posición de poder, y todo ser humano la ansía. En tu caso te vale con soñar.

Qué suerte tienes.

Dutch said.

Buscando un lugar dijo...

nos van a criticar SIEMPRE por amar a ellos, tendremos que resignarnos a ir encontra del mundo, nena. pero eso nos hará amarlos más y entrar en una especie de bucle donde a la única conclusión a la que llegaremos es a la de tus mandamientos, incluyendo a Guille Milkyway.
lo bueno de la música pop es que es capaz de describir un sentimientos super emo con la más irónica de las sonrisas. ellos lo hacen. por eso y por ser unos auténticos petardos otras veces, hablando de frivolidades, seguiremos su camino.
amen.

pintucris dijo...

Y que persona más aquerosa ha resultado ser. Grr.