lunes, 21 de diciembre de 2009

Y te hablo





Y me besas, y el tiempo se para, y las hojas de los árboles siguen cayendo despacio aquí arriba, donde no nos ve nadie. Los miedos persisten, no me abandonan ni por un instante, el hormigueo se extiende, incansable, por todas las partes de mi cuerpo que empieza a temblar, hay nubes en mis ojos pero las dudas se disipan poco a poco,como cuando se levanta la niebla. Siento frío, "no te vayas"-pienso-, agárrame la mano un poco más fuerte, cuando aprietas me duele menos el mundo y no siento temor. Las yemas de mis dedos se deslizan suavemente por tu espalda, mientras patinan mis ideas a la par que mis brazos. Y sigo hablándote, por dentro, susurrando esas palabras que jamás saldrán de ahí, son demasiado bonitas para un mundo corrupto, se partirían en mil pedazos.

No hay comentarios: