sábado, 23 de enero de 2010


Lágrimas que resbalan, junto a ellas, en el interior de mi ojo reflejada tu imagen adormecida. Lloras, sonríes, sueñas, estás tan lejos, que tu te quiero palidece lentamente en el interior de mis pestañas. Seguramente hoy no logre conciliar el sueño, ójala durmieras conmigo, y tu imagen dejara de retorcer el interior de mis entrañas.

1 comentario:

pintucris dijo...

¡Qué bien escribes, Elisa! :-D