martes, 27 de abril de 2010

¿Y ahora?



He llegado a la conclusión de que no soy capaz de querer. ¿Acaso sabías que el dolor que soporta el alma en esas ocasiones -amores, desamores, algo fingido sin corresponder-, es proporcional a la pena por la soledad que son capaces de sentir los cuerpos lánguidos? ¿Y acaso importa? ¿A quién le merece la pena sufrir por algo temporal?

Y aquí estamos, tú, yo, tu de nuevo con tu nombre inventado,como el personaje que creé para ahuyentar mi fingida soledad,con el que quizá en algún momento pensé que lograria engañarme,cosa que no logré ni por un instante. Pero aún mi mente, el lugar donde anidan todas mis falsas esperanzas -es curioso el comportamiento del ser humano- trata de ahuyentar posibles fantasmas del futuro con un vano autoconvencimiento de lo que jamás sucederá, creando historias de mentira que de existir solo harían que tener un nefasto final.

Pero ¿Sabes qué es lo cierto? No es que tú seas moralmente superior, o que mi lado irracional esté mucho más desarrollado, que también puede ser, es sólo que ella va mucho más allá, no se deja retener por los parámetros de lo socialmente aceptado, por lo humanamente necesario. ¿Qué reir es necesario? Por supuesto, pero llorar también, de otra manera resultaría imposible ahogar nuestros temores e inseguridades.

Y lo cierto es que ahora resulta imposible identificarnos, tú lo negro, yo lo blanco ¿antes? casi hubiéramos podido pasar por una misma persona. Y mientras mi mundo languidece, por una decisión mal tomada, por un temor insondable, por una soledad vana, mientras mis ideas mueren, abocadas al purgatorio para expiar todos sus males. De nuevo en algún momento, reinará la calma.

domingo, 25 de abril de 2010

A tí







Cuánto más lo piensas más raro se te hace. Aquello que antes estaba aquí,lo que más querías, de repente se ha esfumado silenciosamente. Y no hay cielo, no hay infierno, no hay nada. Lo único que queda de repente es un gran vacío repleto de bruma gris. Sólo el tiempo te hará ver lo que te falta. De momento recuerda lo que te dije, el alma jamás se desvanece, sigue despierta mientras los demás podamos recordarla. Ahí siempre sabrás donde encontrar tu ilusión.

Time





Me gustaría que el tiempo, por un momento dejara de ser tan cruel. Que arrancara de cuajo toda mi esencia y dijera: "Ya no eres lo que eras, eres lo que serás" y con un golpe sordo cerrara la puerta del pasado. Entonces mis ojos, surcados por todas las lágrimas que existen en el mundo entero dejarían sin abastecimiento a las demás cuencas, despejarían mi vista y por esa,solo por esa vez, verían que han estado desde siempre apuntando en la dirección opuesta,pues el que mira hacia atrás solo encontrará un espejismo de lo que solía ser, y sólo el que dirige su vista hacia un horizonte más lejano, intuirá las formas que el tiempo le dará y una nueva perspectiva.Pero entonces probablemente, cerraré los ojos y todo habrá cambiado, o no, todo volverá a ser como la primera vez. Y es que sólo tiene agallas el que quiere, para muchos de nosotros, es más sencillo, vivir ignorando el cambio.

viernes, 23 de abril de 2010

D.


La muerte no existe, es la palabra que utilizan los cobardes para describir la soledad, es el hueco que deja la ausencia, el nombre propio del dolor por el que no le conoce nadie.

La muerte no es un lugar, no existe en ningún sitio, no se ubica en ninguna parte y nunca podrá encontrarse. No existe en mapa, brújula u horizonte lejano, es un espejismo más bien próximo, una mentira para enfrentar el miedo, una metáfora cruel. No es un sitio al que dirigir nuestros pasos, no es el destino de encuentro con otro ser, solo es una gran nada.

La muerte al contrario de lo que todos piensan está viva, arrastra el tiempo,confunde las almas,hace llorar a los corazones más orgullosos, reblandece incluso las entrañas mejor preparadas con su afilado aguijón. Se oculta igualmente porque aunque no exista, temerosa ha de desempeñar fríamente su papel, con mano firme y mirada vacía. Aunque los cuerpos exangües no la teman,el ojo humano no podría mirarla, tampoco podría verla.

La muerte es un recuerdo, que tiembla de pies a cabeza ante tu imagen. La muerte se confunde, viene y va. La muerte no tiene nombre, la muerte eres tú.

martes, 20 de abril de 2010

Dear Mum



Me hubiera gustado que estuvieras ahí, tanto, que la necesidad resulta imposible de expresar con palabras.

Fue distinto a aquella vez, ya me había pasado, desde aquél estrado pude intuirte Imaginé tus gestos, tu orgullo escondido debajo de una capa de maquillaje, tus lágrimas por el paso del tiempo, toda tu emoción,te imaginé e incluso pude sentirte real mientras tu fantasma, que revoloteaba por todos y cada uno de los pinchazos en mi estómago, no hacía sino recalcar tu lastimera ausencia. Hacía un mes llorabas, ni siquiera podías acompañarme a comprar mi vestido, pero ¿qué importa? ni siquiera supe callarme, como siempre.

Sin embargo de aquellas me resultaba demasiado fácil pensar en tí, no hacía demasiado tiempo. El abrazo de consuelo,el beso esquivo,el mensaje escueto cargado de preocupación y cariño,tu silueta, tu voz e incluso tu sonrisa, todo era tan fácil de imaginar mamá, que casi era como si estuvieras ahí todavía. Nunca jamás le damos importancia a las cosas pequeñas.

Pero esta tarde ha sido diferente a aquella vez, no me digas ni cómo ni porqué, no me digas cuándo la barrera de esa distancia tangible que nos separa se ha roto por un momento. Dicen que en los momentos de mayor necesidad uno se aferra a lo inimaginable.

Allí en el portón, aún a pesar de la excitación y el nerviosismo, de tantos y tantos pensamientos arrebujados, de palabras incomprensibles y letras retorcidas, he cerrado los ojos por un momento -calma, luz, por una vez- y te he visto sentada, o he querido verte, o me habría gustado tanto verte... Qué cruel pensar que aunque yo siempre te he fallado, tu jamás te has ido de mi lado, aún incluso en mi imaginación. Coqueta, sonriente, vital, sin rastro del horror de los últimos días, de la cruda realidad, golpeando mi mano has dicho;

"-Venga Elisa, que no es para tanto, ¡con lo lista que eres te vas a achantar!", Y aunque tú voz seguía un tanto quebrada, era la misma de siempre, solo que un poco más vieja, no en vano ha pasado ya más de un año desde que te fuiste. Me has dado mucha fuerza.

¿Te habría gustado verdad? Ya sabes, verme, era tu sueño. ¿Habrías estado orgullosa? Seguro que esa sonrisa que se ha dibujado en un resquicio de mi mente era real, de eso no me cabe duda, nada te habría gustado más, habrias disfrutado tanto con el momento casi como te habría entristecido, odiabas el paso del tiempo, pero al menos podrías haberlo disfrutado.

Y ahora no me queda más que echarte de menos, seguir llorando cada vez que necesito tu impulso, tu consejo, tu presencia para saber que todo lo que hago en esta maldita vida se dirige a algún sitio, a buen puerto, a un lugar que merezca la pena, aunque en difícil sabiendo que en ninguno de ellos estás tú.

Pero me queda tu recuerdo, tu fuerza de voluntad tu valor, ¿Cómo vamos a dejar que sean en vano? Y esos momentos, en los que aunque esté loca, te recuerdo, tal cual, nunca te valoramos suficiente. Te echo tanto de menos mamá.

domingo, 11 de abril de 2010

If tomorrow

Hoy puedo decir con la cabeza ridiculamente bien alta, que jamas- nunca jamas- he tomado una decision coherente en lo que llevo de vida. Siempre con el incesante "¿Y si no lo soporto?" en mente, el miedo ha cegado mi verdadera voluntad, relegandola a un oscuro pasaje de mi fuero interno en el que hoy en dia parece que ni siquiera existe, en el que hoy en dia ni ella misma se encuentra.
Pero hoy la he intuido, ligeramente, por primera vez. He sentido el pinchazo agudo de la seguridad del que actua correctamente, y por supuesto, la he dejado escapar como si nunca jamas hubiera estado ahi. He apartado cualquier vestigio de razon de mi entendimiento y lo he dejado pasar, como el que sabe algo a ciencia cierta que seria mejor no haber sabido nunca.
Porque lo cierto es que tengo miedo, de lo que venga despues, de si sera peor, de si lo soportare. Tengo mucho miedo, casi mas que el que podria soportar cualquier ser medianamente racional. Pero Lo cierto es que nunca jamas fui un ser racional, ni siquiera medianamente.
Y Se que el futuro puede ser malo, pero a dia de hoy, la cosa, no podria ir peor. Y las moralinas de quien dice que siempre se ha de pensar en presente, que hay que ser egoista y tirar hacia delante, que la vida sigue pueden estar muy bien, pero no suelen ser faciles de llevar a la practica, ni siquiera faciles de asimilar para las mentes turbias.

Quiza lo que necesite sean menos consejos, y mas empujoncitos, quiza el definitivo. Aunque ya llego a dudar, pues si despues de tanto batacazo aun no he conseguido avanzar...


PD: Las tildes de mi teclado han muerto irremediablemente

viernes, 9 de abril de 2010

You















Yo no creo en el amor ridículo, en las historias de cuento, no creo en los delirios oníricos de quién tras un desamor escribió el poema que conmovió a una generación entera e hizo llorar a otra después. Yo no creo en la muerte, la he visto de frente y su rostro no asusta, creo en el engaño y el egoísmo de quién retiene en sus recuerdos lo que jamás saldrá de allí porque no hay lugar en el mundo en el que exista ya ese concepto.

Yo creo en los abrazos que vienen después de la tempestad que ahoga las almas, en la vitalidad de los que se fueron y nunca se irán por la pasión que pusieron en su despedida , creo en tí a quién podría perseguir hasta la última calle del mundo sin importarme más, o en los besos, esos que nunca das porque tu orgullo te dice que es triste que duren tan poco y sepan a nada después de que has de quererte a tí por encima de todas las cosas.

Creo en los pensamientos coherentes que nunca salen a la luz porque profanarían la vanidad del mundo de la culpabilidad, en los defectos que detestas y sin embargo amas aunque nunca lo digas porque te hace sentir tan próxima, casi dentro del hondo pozo del alma que más desearías conocer, o en todas esas lágrimas que habrías matado una a una si así hubieran dejado de existir, en la lluvia debajo de la que te pasarías tardes enteras si pudieras volver a revivir aquella escena que sin embargo ya no volverá jamás

No creo en los "lo siento" jamás uno cambió el mundo, ni en las palabras, a veces pueden ser las peores enemigas y sobre todo no creo en vosotros, poemas y cuentos, placebos del alma atormentada. Después de todo, si te vas, no quedará más que un puñado de hojas arrancadas sin dueño, naufragando en el asfalto de piedra de un corazón arrancado de cuajo, y a todos ellos desde luego, el engaño nunca les hará falta.