viernes, 29 de octubre de 2010

Edward Cullen y el país de las maravillas







Queridos blogueros todos, seguidores inexistentes o poco manifestados, aquí estamos un día más, Viernes noche, 23:50 de la noche, y como no tengo nada mejor que hacer -vicisitudes de la vida del asocial- y como si de un programa radiofónico totalmente live se tratara os voy a contar las cosas que pasan por mi cabeza como si os importaran un comino.

Para empezar,pienso, pensaba yo, o andaba en ello - que las horas son traicioneras y más si son desocupadas- en eso que suena tan típico y a la vez tan cercano de que los hombres no merecen mucho la pena. Vamos, que dan asco, apestan, son insoportables, no sirven para nada y podrían morir todos sodomizados, empalados y bombardeados en una isla desierta lejana sin esperanzas de sobrevivir o algo así. Soy generosa con su destino visto lo visto creedme.

Los reales, matizo.

Y es que yo, que no soy una choni despechada, sino un ser sensible y cándido, ando decaída. Los disgustos no me dejan indiferente y últimamente sólo voy de mal en peor, por lo que he decidido hacer un pequeño alegato feminista, un pequeño repaso a nuestros errores, darme una pequeña alegria visual, y voy a empezar.

Lo primero y esencial a tener en cuenta, mi primer consejo, es que, y tomad buena nota: las relaciones son para "Losers".

Tanta chorrada de que ni contigo ni sin tí, qué sola me siento porque no tengo nadie y todos los demás sí, todo esa historia "Love Story" de musiquita vomitiva, cuando lo que pasa en realidad es que todas tenemos metidas esa inseguridad enfermiza a lo "Bridget Jones siendo devorada por pastores alemanes" en la cabeza y así nos va, todas nosotras, zorras paranoides malignas que nos odiamos porque nos vemos como rivales cuando ni de lejos somos tan distintas. O sí.


Y la culpa de todo ( porque en esto, ya sabeís como va, siempre hay que buscar culpables) ya os lo digo yo, no la tienen ellos, que la tiene "Twilight" a lo cool o "Crepúsculo" , la última novela teen que nos vuelve locas.(Yo soy de Edward por cierto, la foto me hacía gracia.).




Pensad en lo absurdo de una historia inverosímil y de como mejoraría el argumento si nuestra absurda concepción del amor no nos cegara siempre y siguiérais mi ejemplo. Yo soy Bella y lo que primero hago es violar a Edward, porque permitidme que lo diga, vampiro buenorro sexy y virgen, es un delito. Después, como sabeís (aviso SPOILER) me abandona porque teme herirme y yo tan herida como estoy me lo hago con Jacob un montón de veces sobre la moto que tratamos de arreglar porque somos un par de salvajes (eso sí, con el pelo corto) y después, tengo a Carlisle, Emmett y James para un rato y... Jasper no porque era muy feo, que si no también. Así que cómo iba diciendo.. ¿las relaciones? para perdedores. Bella 0, Elisa 1.


Lo segundo que probablemente no debemos olvidar nunca, es que jamás encontraremos a nuestro Mr. Darcy. Olvidadlo, El personaje de Jane Austen guapo, entrañable, tierno, borde y altanero, orgulloso, perfecto.. saliendo mojado de su lago con la camisa blanca mojada alrededor de su tibio pecho tan... en fín, con el que todas soñamos no existe. NUNCA es Nunca, dejadlo ya.




Lo mejor es no ir con ideas preconcebidas en la cabeza, "amando el amor", con esos ideales románticos y bohemios del "all you need is love" porque nos pueden dar por todos los lados y eso duele, ya que al fín y al cabo, y como por todos es sabido a los hombres les importa una sola cosa en la vida.


Y no es el fútbol.

Yo intenté buscar creedme y me salió rana, por cada mil sapos, mil gilipollas, que crecen como setas. Colin nunca apareció ni nada semejante y después de mi gran aficción a lo romántico solo me quedó un gran empacho de "Moulin Rouge" y poco de Ewan McGregor, porque ya os digo que la vida no es justa.

¿Y cómo va a serlo un mundo dónde muy a nuestro pesar, ni los hombres llevan camisas transparentes de lino, ni se dejan caer con ellas en el agua emergiéndo descocados cuál ángeles celestiales? Eso sí, algunos, que pensar en..¿John Goodman? de esa manera me descoloca. Ni volviendo a Edward Cullen son vigorosos vampiros de peinados imposibles e irresistibles que nos van a hacer suyas en Brasil comiéndose la cabecera de nuestra cama...

IMPOSIBLE.

Maldita y jodida literatura.









(Para bajar lívidos indeseadas aquí os dejo una foto de Edward tocando el piano. Funciona. ¡¡Adios Brasil!!.)




Tercero, no penseís nunca en John Hamm, tampoco Alexander skarsgard y mucho menos Robert Pattinson, cuando os deprimaís, que sería peor. Vamos que si ya es difícil de por si, imaginad pensando en semejantes dioses hercúleos. Vamos a Pensar que son holográmas de Hollywood para captar adeptos a las series y películas, que son como "Crepúsculo" y el Señor Darcy, que no existen no. Aunque siempre podemos recurrir a ellos en nuestra imaginación..o yo que se, con el lado oscuro de la fuerza.

Pensad además que siempre podeís hacer como yo e inventar finales alternativos a las cosas y...acabar casadas con Don Draper, que al menos si es un personaje realista. Un cabrón buenorro. Pero realista. Y cómo no, casado en la vida real. Si es que no me espera ni uno. O convertidas por Eric Northman, o casadas con Mark Darcy y su jersey de reno.








(John Hamm, que se mira...pero no se toca.)







Por último, lo típico: no debemos fiarnos de ninguno, nunca, bajo ningún concepto. ¿Qué por qué os lo digo? ¿Últimas tramas? Ex...¿Personas? que lo intentan con hermanas porque no hay más personas en el mundo y sí a ti te pica es cosa tuya. Cuándo a tí ni siquiera te pica, sino que te revuelve las tripas pensar en la puta casualidad. Personas que por tocar la guitarra se creen Keith Richards y los reyes del mambo. Gente loca y desenfrenada que solo busca notoriedad y pasar el rato. Horrores en cadena que solo me pasan a mí. Llamadas que no se cumplen, viajes que nunca llegan, dinero que no existe, atenciones que no se te brindan...


Así que calma.








Ya.

Mucho mejor.



Vamos que de últimas, que sería de nosotras sin literatura, fotos e internet...qué vida más chunga, menos mal que no vivimos en la era de las cavernas. Así que nada de sufrir, calma, Taylor Lautner y buenos alimentos y a mal tiempo buena cara. Lo mejor de todo es que con la chorrada se te pasa el disgusto, y ya con las fotos ni te cuento. Menos mal que siempre, siempre, nos quedará la ficción.

O el tuenti, o el facebook...vamos, es tan entretenida la nueva cultura del egocentrismo, que ni tiempo tiene de aburrirse una con tantas atenciones irreales dispensadas a su persona. ¡Y puedes seguir a Edward Cullen!


Si es que en el fondo nos quejamos de vicio.







(Y por cierto, que a mi "Twilight" me parece de coña, pero rollo adolescente siempre tira)

jueves, 7 de octubre de 2010

I want to hold your hand

He aprendido a olvidar los recuerdos persistentes, a no recordarte a cada paso, porque duele. A saber que detrás de cada portazo, no serás tú quién abra la puerta, detrás de cada pisada no serás tú quién lleves esos tacones tan altos que tanto te gustaban, a saber que ya no volverás por mucho que en mi interior lo desee con toda mi alma, porque a pesar de todo, no hay ninguna especie de justicia divina.

Pero hay algo que no puedo evitar echar de menos más que nada, que aún no he olvidado, agarrar tu brazo con fuerza,como antaño. Lo recuerdo cada vez que paso por esa calle, que siempre será tuya y que siempre me da ganas de llorar -la mitad del tiempo no puedo contenerlas- ahí dónde pasábamos la mayor parte del tiempo los últimos años. -"Agárrala mejor a ella, no se sienta mal"-decías- ni un solo segundo sin pensar en los demás. No he vuelto a ver ese altruismo en nadie.

Cada vez que te imagino ahí un escalofrío recorre mi cuerpo y pienso que voy a partirme por la mitad, o no se, que tantas lágrimas van a hacer que me ahogue un día y será mejor, pero esas cosas nunca suceden, y todavía sigo ahí, con ganas de agarrarte con fuerza y recorrer las calles con la misma seguridad con la que lo hice hace años, cuando no estaba sola, sin un tema de conversación concreto, sin ese enorme vacío en el corazón.

Supongo que nunca he terminado de asumir que no volverás a bajar por esa escalera, tiesa, pizpireta, siempre con una sonrisa puesta. Porque precisamente eso era lo mejor de tí, no importaba lo que estuviera pasando o si el mundo se estaba acabando y estaban los días contados, siempre sonreías, y todo, nuestro alrededor parecía un lugar mucho más seguro e irreductible. Por muchas veces que por allí desde entonces allá pasado, por mucho que lo haya intentado, no he vuelto a verla.

Porque no estás y la seguridad se ha ido, tantos y tantos consejos que debiste haberme dado y nunca vendrán. Y lo único que me hubiera gustado, lo que habría hecho de haber podido antes de que te fueras, es agarrar tu brazo por última vez y volver a caminar por todas esas calles, allí en ese último momento, al final de todas las cosas, sin rumbo fijo.

Nunca podré olvidarte.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Muertos cenantes


19 de noviembre de 2003 :" Somos como esas pobres parejas que dan pena en los restaurantes. Somos muertos cenantes. No soporto ser una pareja de la que se podría pensar eso."

Joel Barish, gran filósofo.

Desde "Eternal Sunshine of the spotless mind", gran icono de una generación, la frase resuena con fuerza en alguna parte de mi mente, cuál mensaje subliminal. Fotos, escenas, anécdotas de hoy, me evocan eso, muertos cenantes, tantas parejas sin gracia, pasión o ambición, fantasmas aburridos producto de la sociedad, fiel reflejo de sus más claras aspiraciones en esta vida.

Aquella película, instauró un nuevo concepto en mi vida y un nuevo handicap, tratar de acabar con la rutina monótona de mis queridos amigos Jim y Kate. No hay que recurrir a tintes de colores estridentes para conseguirlo, ni tampoco a agendas garabateadas, a actividades extrañas, tan solo huye de esa monotonía aburrida de parejas que sonríen sin gracia en las fotos que cuelgan de las paredes de su casa cuando no se pueden ni ver, o esas otras inseparables que rezuman amor por todos sus poros y luego no comparten -en términos sheldonianos- un mísero "intercourse" , con lo vomitivo que es aparentar y lo respetada que está a día de hoy la soltería.

La verdad que yo si odiaría ser una de esas parejas de las que se piensa eso, con todas mis fuerzas. "Antes muerta", valga la redundancia.Muertos cenantes y vivos errantes. Y todavía tanta mierda alrededor...