martes, 18 de octubre de 2011

Y me besaste el ombligo. Y la suavidad de tus pestañas se camufló con el olor de la ropa. Y el mundo comenzó a girar deprisa, y deprisa..y no importaba. Porque solo en ese momento supe que algo tenía sentido.