jueves, 28 de febrero de 2013

Dónde el mar toca con el cielo.




-Verás, aunque parezca raro, allí al fondo, donde el mar toca con el cielo he logrado atisbar la solución a todas mis males. Fue un instante pero lo pude ver claramente. Aunque nunca sabré si seré lo suficientemente valiente para llevarlo a cabo, no me quedan fuerzas.

-¿Tú sabes lo débiles que son los sueños? Una simple negación los destroza en pedazos. Luego es imposible recomponerlos.

-Pero de las piezas que quedan, siempre conservaremos algo. A mi es lo que me consuela,esos fragmentos rotos me dan la vida Al menos no me abandonan, son parte de mí, son como yo.