domingo, 24 de noviembre de 2013

Cold



Quería que me arreglaras y no me daba cuenta de que no estaba rota, sólo era frágil y temblaba porque de repente hacía muchísimo frío. Tiempo después ese frío persiste allá donde esté y me cala los huesos, me embriaga emocionalmente y me rasga, me he acostumbrado tanto a él que me gusta y me arropa tanto o más que tú. No puedes llegar dentro aunque creas que ya estás allí. Dentro estamos solos y somos nada, nosotros elegimos como queremos sentirnos y queremos estar frios porque acostumbrarnos al calor sería demasiado bueno.
Y las cosas buenas dan tanto miedo que espantan.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Q no te espante nada q puedas querer, desear o soñar, por q mereces todo eso y mas.

Q puedas sentir frio a pesar del calor q desprendes y das es algo q lograre quitar, por q puedo ser muy friolero... pero a ti q te quiero te doy el poco calor q pueda retener.