domingo, 7 de junio de 2015

Mamá



Los sueños nos traicionan. Tan pronto nos devuelven momentos con personas queridas, como las hacen esfumarse sin motivo, al salir el sol. Cuando he abierto los ojos, ya no estabas... pero...¡que bonito recordar tu sonrisa serena! Te prometí que no iba a olvidarte y  ahora se que no lo haré nunca. Pueden irse las cosas simples,e incluso algunos detalles, pero el alma permanece. Está en todos los rincones de la casa.

Es bonito que a veces, me visites en sueños sin avisarme. Ójala sea porque sepas lo mucho que te quise.

No hay comentarios: