sábado, 8 de agosto de 2015

5 años casi. Y me asomo a ese momento y parece que solo hubieran pasado cinco minutos. Recuerdo el tabaco y mis inútiles intentos de adaptarme casi camaleónicamente a un lugar al que no pertenecía. Al que sigo sin pertenecer. Casi no podía respirar y me temblaban las manos. Solo tenía un pensamiento en bucle repitiéndose en mi mente mientras contaba una quejumbrosa y aburrida historia. Cuando una persona mira a otra, a veces se ve así misma, y ese momento es único. Pese a todo, no veía claramente, ese día había bebido de más. Mi pelo estaba alborotado, llevaba la ropa de mi hermana. Cuando me abrazaste con tanta fuerza, sentí por primera vez que significaba algo. Me dijiste que te gustaban mis ojos cuando acariciaste mi flequillo. Que rara es la nostalgia.

No hay comentarios: