miércoles, 12 de agosto de 2015






Las personas se mueren. Las hojas se rasgan. Las palabras vuelan. Sobre todo si son mediocres. Y aunque perdurasen...¿De que nos servirán cuando nos hayamos ido? Los recuerdos son un espejismo en el que se refleja nuestro egoísmo.

No hay comentarios: