Entrada destacada

Partículas de tiempo.

Se que durante años vagué sin rumbo, dándome cabezazos contra la pared, queriendo lo imposible. Te veía tan cerca, puro, tan de ver...

sábado, 26 de marzo de 2011

Smile





Me gusta cuándo sonríes porque me llevas a ese lugar dónde estuvimos tú y yo hace tanto tiempo y del que no habría salido nunca jamás.

viernes, 25 de marzo de 2011




Las historias de amor son infalibles. Nos cautivan desde el primer momento y nos emocionan, aunque sean de previsible final. La clásica fórmula de la tensión sexual contenida que nos motiva en cualquier momento porque al fín y al cabo, se recrean situaciones en las que nos buscamos siempre. Si el ser humano no lo tiene, lo busca en la ficción. Y cuándo lo tiene, se regodea con aquello que podría ser y no será. Caprichosos que somos todos.

"Leap Day" es una película bonita, pero va más allá. Nos ofrece el aliciente de que está rodada en Irlanda, y es que el director no sólo no escatima en planos del paisaje, que nos interesa y mucho, pero siempre siempre menos que los planos Matthew Goode, (en la ducha, con la barba, semi-desnudo) uno de los actores más guapos de todo el mundo, que aparece como protagonista.

Y es que el argumento no innova. Chica bien, chico de pueblo, intiman en el curso de un viaje, aunque ella tenga novio. Podemos imaginar por dónde van los tiros. Pero la mente femenina va más allá, porque esta película es todo un viaje para los sentidos -Hablo desde la perspectiva femenina, pero los hombres pueden hacer lo propio con Amie Adams- porque todas nosotras en algún momento, nos pondremos en la piel de la mujer, y nos moriremos de gusto con semejante protagonista. Amor a primera vista. Personaje, duro, logrado, torturado. No se puede pedir más. Yo de hecho acabé planteándome mi propia existencia despues de la película y sintiendo unas ganas horribles de traspasar la pantalla, cargarme a la chica, y huir con el hombre de mi vida, o quiero decir Matthew Goode.

Y la recomiendo porque es bonita, entretenida, emotiva, graciosa incluso. Huyendo de la profundidad de muchas películas, siempre gusta salir un poco a la superficie y disfrutar con pequeñas joyas como ésta, para recordar. Amores fáciles pero profundos. ¿Qué sería de nosotros sin el amor? Y si no, sin Matthew Goode, que es todo un portento, y sino juzguen ustedes mismos. Yo de momento ya tengo encargado mi clon para cuándo se disponga de la primera máquina clonadora. Voy a esperar..lo que haga falta.




A veces, buscar recuerdos en la mente es como mirar a través de un caleidoscopio, hay que echar un vistazo distintas veces para volver a ver algo con la misma forma. Colores, sombras, personas que fueron y se han convertido en algo vago y difuso, deformadas porque a ellos no llega la luz y cada vez se convierten en algo distinto. Así te veo a tí.

Tu pelo huele de la misma forma. A exceso de gomina, a recuerdo idealizado, a rizos atrapados entre sustancias pegajosas. Tu risa, tu voz, suenan como sonaban entonces, a lo imposible que cada vez lo es más. Y tus manos.. a ellas no puedo recordarlas, solo su tacto invisible y lejano, terrenal. Cuántas veces quise atraparlas para no soltarlas más. Cuántas veces pensé que solo con eso, no querría nada más en la tierra.

Pero la mente es cruel y todo lo distorsiona. Cerca, lejos. Cada vez una cosa que nunca pasó. Nunca te tuve suficiente tiempo delante como para juzgarte o conocerte,algo que no habría impedido que viajara a mundos irreales de habermelo pedido, si es que no lo hice así. Así es el amor. O el encaprichamiento. No sabría decirte. La tontería, lo novelesco, lo irreal. Bajo la luz del edredón no se vislumbraba tu cara, pero es que tampoco te miraba bien, podría haberte enfocado de cerca que no te habría visto. Solo quería. Me limitaba a querer.

Y no quiero recordarte, pero te recuerdo, te distorsiono, te deformo y te idealizo. Porque nunca fuiste, y lo que nunca fue, no se va nunca. Es una espina difícil de arrancar. Y te tengo dentro, y me consuelo. Aunque no existas, porque yo te imagino y te modelo como quiero y me invento y convenzo de que el mundo no va tan mal. Cada vez de una forma, de un color. Como un caleidoscopio.

martes, 22 de marzo de 2011

Blowing in the wind





He llegado a la conclusión de que es ser humano nunca crece, se limita a andar marcha atrás. Y No es estupidez, solo miedo. Cuánto más lejana veas la meta, más seguro te sientes. Da terror cruzar, ¿qué habrá detrás?
Solo viento.

jueves, 17 de marzo de 2011

Glee







Muy a pesar de las reticencias de la gente, que tiende a aceptar "Glee" más como una serie para adolescentes, ñoña y mala que como una serie de cierto trasfondo emocional basada en algún que otro arquetipo, el capítulo de ayer hizo que se consolidara -si bien casi lo era ya-como una de mis favoritas. Con las canciones propias y los últimos minutos, y quizá con unos diálogos que no llegan a la talla de los de series como "Breaking Bad" o alguna de sus hermanas, llegan a expresan tanto con las canciones, que los amantes del género, lógico, lo apreciamos.
Personajes como Sue Silvester, Will Schuester o incluso Kurt Hummel, pequeñas joyas aún por descubrir para muchos, ya han sido alabados por premios y crítica, y aunque si es cierto que la temática central siempre es el amor (acaso no todo en el mundo gira alrededor del amor?) pienso, quizá en mi fanatismo exagerado, que va más allá. Depende de interpretaciones.

Para mí glee es una pequeña cantera de genios con gran futuro, que traerán muchas, muchas sorpresas. Y sigo disfrutándolo todas las semanas. Cada Martes. Casi siempre a las diez.



Go New Directions!