Entrada destacada

Partículas de tiempo.

Se que durante años vagué sin rumbo, dándome cabezazos contra la pared, queriendo lo imposible. Te veía tan cerca, puro, tan de ver...

martes, 24 de febrero de 2009

Memories



Me acuerdo que todos los Viernes salían a cenar, o casi todos, porque muchos preferían pasarlos en casa buscando excusas absurdas para no dejar a los niños solos, ahora que eran una familia completa con la llegada de Fernando. El recuerdo es muy nítido en mi mente porque nunca pude superar la censura de mi abuela ,que con su llegada alteraba la paz del hogar, con su monopolio de la programación televisiva y sus constantes críticas a los "besos apasionados",que según su trasnochado criterio, no eran apropiados para nuestras edades, y que yo veía a escondidas en la televisión pequeña cuando nadie se enteraba.


Seguíamos un ritual extraño mientras mamá se arreglaba, porque cuando después de mil horas terminaba, todos corríamos a la puerta de su cuarto para darla besos, (costumbre que se perdió mucho después), mientras papá despotricaba, voceando que una vez más, iban a llegar tarde, toda una constante en nuestras vidas, siempre bañadas con los gritos de nuestro padre.


Además me acuerdo de que siempre, esos días, me despedía por el telefonillo, no quería que se marcharan. Esperaba a que las últimas pisadas sonaran en los peldaños del portal y con un timbre inocente les decía que no tardaran, que la calle era peligrosa, y la casa con mi abuela aún más, ganándome alguna que otra bronca muchas de las veces.


Con el tiempo, perdí mis buenas costumbres. Me cansé de leer a Tintín en la sala de estar y trajeron un ordenador de mesa a casa. Dejó desde entonces, de escucharse mi voz a través del cascado telefonillo y dejamos de salir a la ventana a gritar tonterías varias en señal de agradecimiento, de dejar las notas en la entrada que ahora están guardadas en el cajón, con todos los trabajos del colegio, las postales de cumpleaños y del día de la madre, y que ellos atesoran aún por alguna extraña razón nostálgica.


Esa mañana, me percaté de que mamá bajaba las escaleras torpemente, las del portal de la casa nueva frente a la plaza arbolada en la que habíamos vivido ya casi doce años... cómo había pasado el tiempo. Me sentí exactamente igual que aquellas noches de Viernes con doce años, con una enorme sensación de dependencia, vacío y ansiedad. Se había despedido con un tono alegre fingido, a esas alturas no nos engañaba a nadie, pero en sus mejillas arreboladas, que resaltaban sobre el resto de la cara con un tono macilento y en sus ojos vidriosos se leía una gran preocupación. Con un nudo en el estómago y las lágrimas librando una ardúa batalla por no derramarse, agarré el telefonillo:



"Adiós Mamá, no volvaís tarde"

lunes, 23 de febrero de 2009

Rimas




Asomaba a sus ojos una lágrima
y a mi labio una frase de perdón;
habló el orgullo y se enjugo su llanto
y la frase en mis labios expiró.

Yo voy por un camino: ella, por otro;
pero al pensar en nuestro mutuo amor,
yo digo aún, ¿por qué callé aquel día?
Y ella dirá, ,¿por qué no lloré yo?

Nanano




Desde aquella perspectiva, sus ojos , ligeramente enrojecidos, parecían resplander misteriosamente detrás de las gafas de montura azulada. En ellos yo a veces creía leer una sabiduría inapropiada para su edad, y una tristeza muda, tan inquietante y confundida como él, que en su fuero interno se debatía entre esfuerzos por aceptar la realidad más cruda o la indiferencia, la incomprensión propia de la edad.

No podía dejar de observarle,cuidadosamente protegido por las páginas del libro que leía, o que más bien, fingía leer porque la sensación de agobio envolvente echaba por tierra cualquier intento de concentración, eran tiempos duros, incluso aún para alguien como él, lo suficientemente despistado como para no darse cuenta, lo suficientemente pequeño como para seguir viviendo en un mundo fantástico en el que a todos nos habría gustado poder entrar. Le veía absorto en el juego que tenía entre manos, con la cabeza ida, quién sabe en que mundos infantiles pero lejanos.

Y eso era probablemente lo que le convertía en la persona más fascinante que había conocido jamás, la más fascinante sobre la faz de la tierra y eso era decir mucho. Aún a pesar de su corta trayectoria en la vida, él estaba por delante de los demás, mi apoyo más fiel, mi pequeña esperanza.

domingo, 22 de febrero de 2009

.Cuando no quedan palabras..


Son las siete y cuarto, y la fiebre ha remitido ligeramente, dándome una pequeña tregua para escribir. La habitación está ligeramente iluminada por la luz artificial de una pequeña lámpara
y a los sonidos de mi respiración desacompasada acompañan la estridente melodia del televisor que suena en la habitación contigua, con un tono mareantemente alegre. Tengo la cabeza embotada, y no solo por el efecto de la fiebre si no por el influjo que ejercen en mi mente miles de pensamientos incoherentes que hoy han decidido campar a sus anchas sobre los restos de mi estabilidad emocional, como siempre en el mejor de los momentos posibles.

Ayer fui cobarde, mucho, y aunque me mareo solo de pensarlo, se que a estas alturas hay escasas probabilidades de que pueda cambiarlo, mi cobardía se ha convertido en una constante vital. No es egoismo, sino una cuestión de mera supervivencia natural, innecesaria si, pero imposible de evitar, inherente a mi neurótica personalidad.

Tengo la mente plagada de febriles despropósitos y de imágenes borrosas que quiero olvidar, desvaríos varios procedentes de la alta temperatura, que sin embargo no me hacen olvidar el miedo, que agarrota mi cuerpo, mi mente y si, mi evolución personal.

Necesito un cambio, y lo necesito ya, si no quién sabe que podría pasar...

sábado, 21 de febrero de 2009

.Así son las cosas, y así se las hemos contado.


Después de mucho, pero que mucho tiempo, detrás de un espacio de (re) -creación virtual, por fin he conseguido dar el gran paso, mi puesta de largo en "internet" : inaugurar un blog propio, y ser una más en el mundo moderno, que ya iba tocando. Pero lo primero que tengo que hacer,y antes de que se me olvide, es presentarme, que si no no vamos a ningún sitio, así que a ver...

"En un pueblo castellano de cuyo nombre no quiero acordarme", y ni Cervantes lo habría dicho mejor, nací yo hace veintidós años....que sobra decir, no se corresponden con los mentales. En líneas generales y resumidas, puedo decir, que he sido de todo en esta vida, menos una persona "normal" en sentido estricto : estudiante a media jornada, ser obsesivo en los ratos libres, mitómana empedernida y soñadora profesional....y todo eso, para ser alguien que en la vida, y de momento, solo se ha dedicado a tocarse las narices, ya es bastante, a mi entender.

Aunque bueno, no siempre he estado ociosa, porque hace unos años, concretamente cuatro, empecé a estudiar derecho... y lo más curioso es que aún me sigo/siguen preguntando porqué. Empecé la carrera y comencé un proceso paralelo de olvido de todo lo estudiado, absolutamente de todo, y me convertí en lo que hoy viene siendo mi vocación principal: "grupi profesional" en mis ratos libres.La transformación que de mi se opera en el ambiente musical es tan compleja, que bien podría ser objeto de varios especiales de "Cuarto Milenio" y de ello pueden dan cuenta numerosos testigos (Iker, llámame)

Entre otras cosas, también soy tímida, pesimista, insegura y psicópata reconocida, un dechado de virtudes en forma de mujer. Adoro el cine, y lo consumo en dosis ilícitas (como su descarga), las series malas, malísimas (sexo en NY) y las de calidad americanas, mi vida es pura ficción y evasión diaria. Amo el amor y aún después de tantos años me sigo emocionando con las canciones de moulin rouge y los musicales de Abba en Nochevieja, aunque nunca lloré con muerte de la madre de Bambi. Soy cruel, y mucho, me rio de las caidas ajenas, aunque yo me caiga una media de quince veces al año, de los insultos y de la gente que pronuncia mal el inglés y sobre todo de Pierce Brosnan cantando en "Mamma mia", no se salva nadie.

Soy hermética, cerrada y complicada, y sí, me desahogo con la escritura, y a tal efecto, he creado este blog, que espero os guste.

.Y así, empezó todo.


Volvió sin más un día cualquiera y nadie supo nunca muy bien porqué. Había renunciado a seguir mintiéndose sin piedad a si misma, era tan imposible como alcanzar la redención a esas alturas de la partida. Quizá Vomitar aquellas palabras, aquellas penas inombrables y dárles la forma adecuada consiguiría expiar muchos de los pecados que la venían persiguiendo tiempo atras. Las moldearía y les daría la vida que ella jamás alcanzaría, al menos ya no. Había dejado escapar mucho tiempo creando esa farsa sin sentido. Era necesario empezar a escribir una nueva página, en su vida, en la de los demás.