miércoles, 12 de agosto de 2015



Rasgo todo. Lo quemo. Lo tiro. Lo hago trizas. Pero las palabras vuelven, brotan de algún lugar hondo que no logro localizar nunca. Me pregunto en que parte de nuestra alma se almacenan los recuerdos. Y cual es su tamaño. Tengo tantos que no se si cabrían en el universo entero.

No hay comentarios: