domingo, 26 de febrero de 2012

Michael Fassbender



Michael Fassbender es el hombre de mi vida, y lo tuve bien claro desde aquella noche de verano en presencia de una pantalla enorme de cine dónde dos años atrás proyectaban "Malditos bastardos", quizá más.

Su exuberante anatomía, los ojos azules, -claros, enormes-, la presencia espigada de este irlandés- alemán que lo tenía todo, incluso una piel tazada y antigua, no hacían sino alertar todos mis instintos naturales, de la misma forma que sucedía con Ewan McGregor en mi despertar natural, años atrás, otro verano fugaz. Bendita evasión.

Y del mismo modo que nacen todas las obsesiones, de forma compulsiva y audaz, nació la mía, de la noche a la mañana, aflorando todo un cúmulo de pasiones y de amor. Coincidiendo con su crecimiento como actor, con su mejor año, yo no hacía sino suspirar infinitamente por un amor imaginario a mi ya no tan tierna edad, teniendo que lidiar además con una admiración infinita. Pero ya se sabe aquello de que no se le pueden poner puertas al amor, y mucho menos a un amor platónico tan potente.

Y entonces ví "Shame", después de insistir, insistir, e insistir, y lo colosal de su transformación me mató. No sólo desde la perspectiva física, con la que millones de mujeres han debido empezar a replantearse su existencia, sino por la profunda carga dramática de un personaje tan cargado de pasión, patetismo, y tan cercano al público como lo pueda ser un adicto al sexo, destrozado por dentro, en una visión descarnada de la realidad. Muy a pesar de las diferencias, también presenta muchas similitudes con cualquier mortal. Tanta soledad, cualquier posible vía de evasión, ninguna persona está a salvo. Yo, salí baja de moral, o lo baja que puedes salir en tu cierta identificación.Y definitivamente se consagró como mi icono, mi admirado Fassbender.

Y la academia Hollywoodiense, tan tradicional y poco innovadora lo ignoró, desatendiendo el llamado de cientos de personas cautivadas por el talento innato de un actor inmenso como el solo, y le dejó de lado, arriesgando tan solo por actores ,brillantes sí, innovadores poco en un año bastante poco prolijo en grandes títulos, salvando "Drive" y "Shame". No así todos los demás, no así millones de papeles por venir, y muchos años de una intensa carrera profesional, que auguro todos disfrutaremos.


God save Michael Fassbender

No hay comentarios: