Entrada destacada

Partículas de tiempo.

Se que durante años vagué sin rumbo, dándome cabezazos contra la pared, queriendo lo imposible. Te veía tan cerca, puro, tan de ver...

domingo, 9 de octubre de 2011

There's a light

Ahora los recuerdos se desdibujan lentamente con el tiempo, mientras la memoria va muriendo a casa paso. Imágenes lejanas de ayer, se convierten en antiguas pasajeras de un viaje que comenzó hace mucho tiempo en alguna otra parte, con otros rayos de sol, en otra galaxia.

Tú y yo éramos un mundo que se forjaba a cada paso, que se construía lentamente con cada pensamiento, la gloria de la incertidumbre y el sabor de la infinitud. Tú y yo éramos movimiento y creación, la historia de la propia tierra. Los primeros sueños siempre son algo más ingenuos que los primitivos, como las personas.

Con el paso del tiempo crecimos, y nos cansamos. La evolución que torna lo simple en lo complejo. Construir no es tarea sencilla y destruir tampoco, en un camino en que ambos términos se habían convertido en una sola cosa. Volver a pasear por los mismos caminos resulta agotador en aquel lugar en que se suponía no habría nada previamente trazado, todo nuevo a nuestro alrededor.

Y la rutina mató la vida, y aquél mundo comenzó a desmoronarse,tambalear y a gemir gritos ahogados mientras todos hacían caso omiso de su lamento. Las grietas inundaron todo aquello que pasaba a su alrededor, dejando escasa vida a cada lado, que apenas latía. Muy imperceptiblemente.

Aquella sonrisa y el orgullo, aquella voz que en un principio era lo único que podía oir tras la tormenta, mirar al infinito tumbada sobre mi cama habiendo encontrado un lugar en la historia de un lugar propio. Las últimas líneas de la carta que te escribí.


Pero si toda vida resurge, también los mundos imaginarios que brotan en el alma de las personas, o en su corazón, rellenando pequeños o medianos compartimentos, que van variando según avanza la vida. La fortaleza que nos dan los años es en definitiva la mejor defensa para nuestra creación. Y la historia se conserva grabada a fuego, porque nada podría borrarla, ni nadie. Ni el peor de los pensamientos podría hacer que se desmoronara la muralla de más larga creación de la historia de la tierra, aún falsa e imaginaria que protege todo lo que detrás de ahi hemos guardado. Porque es nuestro. Aún así. Aún perdido, desmoronado y roto. Y así lo quiero, mio.

Y en mi interior, siempre lo querré.


No hay comentarios:

Publicar un comentario