Entrada destacada

Partículas de tiempo.

Se que durante años vagué sin rumbo, dándome cabezazos contra la pared, queriendo lo imposible. Te veía tan cerca, puro, tan de ver...

jueves, 18 de junio de 2009

De como M y el amor llegaron a un acuerdo





A M nunca le había llamado la atención el amor, no quería amar ni sabía, le parecía un sentimiento vulgar más propio de musical de Broadway que de novela existencialista, o al menos eso decía. ¿Quién iba a querer sentir esa estúpida dependencia hacia otra persona pudiendo estar solo mejor que mal acompañado? Era de locos.

Por todo ello odiaba todas las películas, todas las canciones y todos los libros que hablaran de él, y odiar era decir poco,era una repulsión desmedida ante esa plaga, porque no podía ser denominada de otra forma, que estaba por todas partes.

M estaba amargada,se sentía incomprendida rodeada de amantes del amor,de ávidos devoradores de revistas del corazón y demás clichés, pero no por ello menos decidida a protagonizar un episodio de apología al anti-amor. Y escribió. Escribió,escribió y escribió, como K. que para eso habían nacido de la misma pluma, pero sin embargo de la suya tampoco salió nada nuevo ni original, que también por algo eran hermanos de contenido. Y se sintió tan descorazonada por no poder plasmar bien sus ideas, su odio exacerbado, que se preguntó si bien valdría la pena conocer al enemigo desde dentro,pues en su cruzada particularla tabula rasa no servía de mucho, era incompatible con una literatura creible.

Así que tal y como lo dijo, lo hizo, y así llegó el primer intento, y con él la primera decepción y su consiguiente consuelo, desde luego ella no esperaba menos.Lo único que podía sacar en claro de la experiencia era ese complejo de Judy Garland que había sentido claramente en sus propias carnes después de la rocambolesca función. Todo lo que el amor tenía de cursi, lo tenía de pendante y recargado.

Pero eso no impidió que le siguieron varios; Segundo intento, tercero, y cuarto, así nombrados, a fín de cuentas M era una amargada pero no era tonta, y había ciertos elementos de las relaciones que no resultaban tan mal ni siquiera para ella, pero que también estaban prohibidos por muchas religiones, aunque no por su relajada moral sibilina que de haber podido habría vomitado hormonas por doquier. M no era una chica fácil, pero si era fácil convencer a M.

Al final y después de varias y variadas vivencias desistió. El amor había podido con ella, la había ganado la partida, no podía decir nada peor de él, de lo que ya se había dicho de otras formas. Llantos, rupturas, dolor, dependencia no estaban hechas para ella, pero ella no era nadie para decir nada a los demás, eran ellos y su salud mental. M no estaba preparada para sufrir, era más fuerte que cualquier otra y no caería en su astuta trampa. El amor se presentaba como un digno rival, podrían seguir conviviendo pacíficamente sin molestarse los unos a los otros, siempre y cuando no se tuvieran demasiado cerca, bastante tenían con saber de su existencia mutua.

Y al final M se dedicó a componer canciones Pop para adolescentes, solo alguien con un odio como el suyo podía hacerle algo así a la humanidad. Y tuvo éxito. Y mucho. Desde luego si había algo en el mundo que sobrara eran las hormonas, y la gente con mal gusto, claro. Y al final su odio tuvo resultados Y M fue feliz y dejó su amargura de lado, aunque no comió perdices ni se casó con un Jonas Brother, porque ni había leido muchos cuentos de princesas disney ni era pederasta, y mejor, y sus canciones de amor pasaron de generación y generación, ironías del destino, y así después de firmar su tregua, nunca más se separaron, de hecho ya nadie les recuerda si no es juntos!.

2 comentarios:

  1. siempre he creido que para criticar algo es bueno probarlo antes (no digo que todo, todo deba de cumplirse con esta supuesta regla de oro ¬¬ no hace falta sacarte un ojo para saber que duele, que dicen... pero algunas cosas sí hay que saborearlas). así que M hizo bien conociendo al enemigo por dentro.
    yo creo que M en el fondo es una enamoradiza. solo así se pueden explicar semajantes lloros. es una enamoradiza de los finales felices, con tarta y novio galán. quizás debería de quedarse más con lo bueno que con los tramos desastrosos. y sacar una de cal y otra de arena para no sentirse desesperanza. y sobre todo, para evitar ser autora de temas de los Jonas Brothers.

    ResponderEliminar
  2. Pero chiquilla que fluidez tienes al expresarte!! ;)

    ResponderEliminar