Entrada destacada

Partículas de tiempo.

Se que durante años vagué sin rumbo, dándome cabezazos contra la pared, queriendo lo imposible. Te veía tan cerca, puro, tan de ver...

viernes, 19 de junio de 2009

De como ver el vacio medio vacío, y nunca medio lleno





Hoy el despertador ha sonado exactamente a las siete y media de la mañana, y lo he maldecido con todas mis fuerzas, casi más de lo habitual, cuando suena allá sobre las diez de la mañana, vaga que es una para que nos vamos a engañar. Porque vereís es que mi movil no es como los demás que como timbre despertador tiene un pitido birrioso, normal y más o menos soportable, vamos el típico timbre que de anodino aburre,pues no, en mi teléfono suena una canción, una canción electropop para más inri, y la cosa tiene bemoles, porque aunque al principio, la idea de que la primera voz que oyese al despertar, legañosa,despelujada y de mal jerol por la mañana fuera la del cantante que hasta hace poco me quitaba el sueño (todos sabeís quién) resultara de lo más apetecible, el caso es que he cambiado radicalmente de parecer desde que esa melodía repetitiva y cansina, otrora de mis favoritas, haya logrado frustrar mis sueños más prometedores y mis más preciadas horas de sueño en conjunto con sus sintetizadores petardos. Pero yo no estoy aquí para contaros el tono de mi teléfono ni mi agrio levantar, aunque tampoco estoy segura de si realmente tengo algo con lo que aburrir.

El caso es que cogí el autobús, después de veinte minutos de espera en esa estación apestosa en la que todo el mundo me miraba mal, mal día para escoger un vestido escotado, y descubrí que había olvidado el ipod, DRAMA. Pero por supuesto eso no era lo peor de todo,sino toda la hora siguiente de viaje escuchando las andanzas de uno de mis compañeros de trayecto que, como el típico matrimonio que atorra a todo el que se pone en su camino con las fotos de sus vacaciones familiares, le pegaba la paliza al chico aposentado a su vera, todo un santo varón, con sus planes en Palma de Mallorca, su hermana super extrovertida y comercial, su perro con gastronteritis y estado de su cuenta corriente ya no, porque hablar de dinero es de mala educación, que si no también. Un viaje movidito vamos.

Pero sobreviví, he de reconocerlo, y después de aguantar lo indecible, y con un dolor de cabeza pasmoso y un calor horroroso he ido a por mi orla. Después de cinco años de carrera lo mínimo es tener un recuerdo de tus compañeros, aunque con la mitad de ellos no hayas intercambiado ni cuatro palabras en todo el tiempo por cuestiones diversas y de muchos de ellos no te vayas ni a acordar, pero bueno un recuerdo es un recuerdo, no hay que darle más vueltas. Yo de hecho,ya había visto la foto, la mía particular, y creo poder asegurar sin faltar en ningún caso a la verdad, que de todas las fotos que me he hecho en mi vida es la peor, incluso peor que la del DNI en la que decir que parezco un terrorista islámico metido en una banda de rock es decir poco. Pero no, esa quedó a años luz en mi particular escala de preferencias estéticas al ver aquella especie de cerdito Babe con babero rojo, flequillo despuntado y cara de pánfila, maravillas del photoshop inexistente y encima pagado.


Pero lo mejor, porque mal de muchos es consuelo de tontos dicen, es que en la orla no se salva nadie,o casi nadie, porque con esa túnica ahí todos parecemos tener complejo de Monserrat Caballé o de King Africa, aunque eso sí, unos más que otros. Pero cómo para salir bien con ese fotógrafo de tercera, era imposible. Porque entre que te colocaba todo tieso, con la cara aquí, luego allá, y que si izquierda, derecha, mira al frente, pon cara normal y luego sonríe, no sabías ni como salir, ni que hacer porque todo le parecía mal al hombre, y luego encima la culpa era tuya porque eras guapa pero poco fotogénica o porque estás jibosa, tócate las narices, ya me hubiera gustado verle a él en mi situación, como recién salido de un anuncio de "Hola, soy tu menstruación" y con una mano maligna recolocándote todo el tiempo, qué cosas. Pero vamos, que el individuo, plumífero como pocos, no estaba como para hablar, de hecho, no se había debido mirar mucho al espejo en los últimos años, porque no había fotogenía posible en esa cara de culo al revés y en esa expresión amanerada y poco modosa.

Ya después en casa,después de otro viaje en autobús y mi cabezada con la boca abierta que ha maravillado a todos los viajeros de la parte de atrás, presta a olvidar las maravillas de mi conmovedora mañana en Valladolid, ciudad por la que siento cada día mayor y mayor apego (Nótese la ironía) me he dispuesto a dormir la siesta, lo mejor para aliviar el mal carácter y las ganas de matar, al menos en mi caso. Y el caso es que sirvió, durante los pocos minutos que duró la felicidad en mi breve periodo rem, porque al rato de acostarme arrebujada entre los muñequitos de mi cuarto, con Kapranos en mente y el fresquito entrando por la ventana, empezó a sonar de nuevo, allí, en ese momento, esa puñetera canción, esa puñetera voz, el diablo, que había poseido a ese individuo y me le había metido hasta en la sopa para no dejarme vivir por todos los pecados cometidos que ahora comenzaría a pagar escuchando a todas horas esa melodía infernal. Así que tiré el movil por los aires, lo pateé y después, cambié de tono de alarma. Y a partir de ahora mi vida será mejor, y la de los demás que me padecen.

6 comentarios:

  1. Muerte al electropop.
    : )

    Claire.

    ResponderEliminar
  2. Has cambiado por fin tu mierda de cancion de alarma?creeme que yo le tengo bastante más mania que tu!jaja
    Y por cierto,como que vestido escotado?cochina!:P

    ResponderEliminar
  3. que gran descripción de tu viaje a por la orla, tienes toda la razón el fotografo era lo peor del mundo, creo que incluso yo lo habria hecho mejor, aunque he de reconocer que a mi me gusta como sali en la foto,jajaja

    ResponderEliminar
  4. no voy a aparecer en la orla de mi clase. oh my god. cosas del curro que me impidieron ir al estudio del buen fotógrafo. pero como mínimo me ahorro las poses, que no me molan.

    por otra parte; ¿esa canción no será de la casa azul? si es así, cambiate ya de alarma. ¡no puedes odiar a guille! ¡debes ser del club de las casitas azules! >.<

    y tras este comentario mediocre y estúpido, que vaya bien, baby.


    :)

    ResponderEliminar
  5. ^^

    ellosssssss! me encantan! ambas canciones :)

    ResponderEliminar