Entrada destacada

Partículas de tiempo.

Se que durante años vagué sin rumbo, dándome cabezazos contra la pared, queriendo lo imposible. Te veía tan cerca, puro, tan de ver...

viernes, 23 de abril de 2010

D.


La muerte no existe, es la palabra que utilizan los cobardes para describir la soledad, es el hueco que deja la ausencia, el nombre propio del dolor por el que no le conoce nadie.

La muerte no es un lugar, no existe en ningún sitio, no se ubica en ninguna parte y nunca podrá encontrarse. No existe en mapa, brújula u horizonte lejano, es un espejismo más bien próximo, una mentira para enfrentar el miedo, una metáfora cruel. No es un sitio al que dirigir nuestros pasos, no es el destino de encuentro con otro ser, solo es una gran nada.

La muerte al contrario de lo que todos piensan está viva, arrastra el tiempo,confunde las almas,hace llorar a los corazones más orgullosos, reblandece incluso las entrañas mejor preparadas con su afilado aguijón. Se oculta igualmente porque aunque no exista, temerosa ha de desempeñar fríamente su papel, con mano firme y mirada vacía. Aunque los cuerpos exangües no la teman,el ojo humano no podría mirarla, tampoco podría verla.

La muerte es un recuerdo, que tiembla de pies a cabeza ante tu imagen. La muerte se confunde, viene y va. La muerte no tiene nombre, la muerte eres tú.

1 comentario:

  1. Pues me gusta, es directo y nada cursi, para que luego digas.

    ResponderEliminar